domingo, 26 de octubre de 2008

El arte de viajar

Qué gran verdad es que los viajes no sólo duran el tiempo en el que estás fuera, sino que comienzan en el mismo momento en el que piensas hacerlo y duran todo el tiempo que permanezca en tus recuerdos.


Yo soy un entusiasta de los viajes, y el arte de viajar no se concentra en esos pocos días, el arte viene ligado a cómo lo plantees, desde la misma concepción del mismo hasta la acción de abrir una botella de vino que trajiste del lugar pasados ya unos meses, y es que un viaje se disfruta años y años viendo las fotografías, contando anécdotas e incluso con la promesa de repetir.


Prueba de ello es uno de los fantásticos vinos que seleccioné la última vez que estuve en París este verano. Comenzar a cortar la mejor caña de lomo del mundo, preparar las copas, abrir unas conservas y descorchar la botella de vino y con ella un montón de recuerdos maravillosos no tiene nombre.


Si no hacéis vosotros por disfrutar, quién lo va a hacer por vosotros?


No hay comentarios:

Publicar un comentario