sábado, 13 de noviembre de 2010

Revuelto de patatas con bacalao

Este plato me ha servido personalmente como indicador con el que poder comprobar que las cosas van por el buen camino, me explico, normalmente cuando vamos a comer a un restaurante hay platos que por alguna razón siempre nos saben mejor fuera de casa, de hecho lo tenemos tan asumido que ni lo intentamos (creo que ya hemos hablado de esto en otra ocasión). Platos como el solomillo al whisky o los chipi plancha tienen un sabor inigualable cuando lo comemos en los bares.

Un plato que hasta ahora lo tenía en el mismo saco que los anteriores era el revuelto de bacalao. He hecho algunos revueltos en mi casa pero nunca el de patatas con bacalao. Hasta que el otro día me animé a hacerlo por la sencilla razón que me quedaban unas lasquitas del que pudiera ser el mejor bacalao en aceite del mundo, os hablo como no podía ser de otra manera de Selectos del Mar.

Un fallo que considero clamoroso de este tipo de revueltos es hacerlo con patatas paja, una patata demasiado fina y crujiente no le hace ningún bien a un revuelto bajo mi punto de vista. Por supuesto tampoco debemos utilizar una patata demasiado gruesa. Yo diría que la patata tiene que ser estiliza, esto es fina pero con carne, en plan McDonald's.

Tenemos que salar la patata sin miedo y freir en aceite de oliva virgen extra (no mucho aceite, no hace falta tanto), cuando estén bien hechas y algo doraditas añadimos los huevos y removemos, seguidamente añadimos los filetes de bacalao pero bien troceaditos y terminamos de remover tan sólo 20 o 30 segundos, el tiempo justo para que el bacalao desprenda sus aromas e inunde de sabor el plato.

Os puedo asegurar que si lo hacéis con este bacalao que os comento estaréis ante el mejor revuelto de patatas con bacalao que jamás hayáis probado. De ahí el decir que me sirvió como indicador, es grato decir de entre todos los sitios que he probado este plato, el mejor ha sido mi casa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario