lunes, 7 de febrero de 2011

Cocina americana. Jamón.

En la década de 1940 comprar el jamón entero y luchar con él en casa era lo normal si la ama de casa quería presentarlo en una bandeja repleta de finas lonchas. Fue entonces cuando Harry J. Hoenselaar (de Michigan) tuvo la genial idea de crear lo que sería lo máximo en comodidad que fue un jamón que se desprendería del hueso en lonchas literalmente.

Con el prototipo creado con piezas que tenía en su sótano fue vendiendo su patente por distintas empresas de las que sólo obtuvo rechazos. Hasta que con su patente en mano en 1957 abrió su tienda y comenzó a vender sus propios jamones, lo que denominó jamón en espiral. Fabulosa historia la de Honey Baked Ham Co.

PD: si veis el vídeo con el estómago vacío corréis el riesgo de desfallecer.

1 comentario:

  1. OJO! Que si quisieran una máquina mandaría al paro a todos los cortadores de jamón ibéricos para bodas, bautizos y comuniones.

    ResponderEliminar