sábado, 1 de octubre de 2011

Hamburguesas de ternera y cebolla

Seré sincero, cuando se habla de hamburguesas siempre me viene a la cabeza McDonald's, me encanta, i love it, nunca entenderé a las personas que no les gusta, hamburguesas deliciosas, patatas fritas, refrescos, ensaladas y helados, sin contar las creaciones temporales que nos sorprenden cada temporada. Además es el único restaurante donde me gusta que haya niños pequeños, ver sus caras de felicidad cuando abren el maravilloso happy meal no tiene precio, observar cómo cogen esa primera patata frita mientras mami o papi les prepara la hamburguesa hace que vengan a mi cabeza recuerdos de mi más tierna infancia.

Esos días de centro comercial que rematábamos con una hamburguesa o las tardes navideñas donde toda la familia paseaba por el centro comprando los regalos en El Corte Inglés que se extendían hasta la noche para culminar con esa visita a McDonald's, la bandeja llena de happy meal, refrescos, bolsitas de ketchup y la solitaria cerveza que presidía el menú de papá.

Por todo eso y mucho más cada vez que pienso en comer una hamburguesa voy a McDonald's. Lo que ocurre ahora es que se están poniendo muy de moda eso de las "hamburguesas gourmet", algo que llevo diciendo toda mi vida, y por lo que me llamaron loco, desde que en 1992 en la Exposición Universal de Sevilla probé la que probablemente sea la mejor hamburguesa que haya probado jamás, efectivamente, fue en el pabellón de los Estados Unidos mientras veía con mi familia un partido de baloncesto en una cancha que habían montado los americanos al más puro estilo neoyorquino. Desde entonces y con tan sólo 10 años supe que todo en la vida podía llegar a ser excelente.

Así que como sincero homenaje y agradecimiento a los Estados Unidos por la hamburguesa (y media de mi hermano) que comí aquel día de 1992 dedico este plato a todo el pueblo norteamericano.

· Carne de ternera
· Una cebolla
· Un diente de ajo
· Vino oloroso
· Dos huevos
· Pan rayado
· Panecillos redondos (en su defecto de hamburguesas)
· Tranchetes de queso chedar

Metemos en la picadora primero la cebolla y el diente de ajo, (reservamos un poco de cebolla para poner en crudo a última hora), lo picamos todo muy bien y añadimos los trozos de ternera para continuar picando. Retiramos la masa resultante a un bol y mezclamos todo muy bien con los dos huevos y un chorrito de vino oloroso, se puede utilizar un vino de pasa moscatel o un Pedro Ximénez (esto le dará un toque formidable), salamos al gusto y vamos añadiendo pan rayado hasta conseguir una consistencia más fuerte, con unas 4 o 5 cucharas son suficientes.

Una vez conseguida una masa homogénea hacemos las hamburguesas, a mi personalmente me gustan gorditas para que el centro quede un poco sonrojado, podemos añadir pimienta para darle un poco de aroma. Vamos haciendo a la plancha con un poco de aceite de oliva. Muy importante es hacer a fuego medio, queremos que (aunque poco) se haga también por dentro. Obviamente depende del fuego pero yo creo que de 3 a 4 minutos por lado es lo perfecto.


El pan es fundamental, yo compro unos panecillos redondos envasados en crudo para hacer al horno, así salen recién hechos y crujientitos, creo que es la opción más acertada para estas hamburguesas caseras. Siempre podréis comprar el pan de hamburguesa pero no quedará igual.

Cuando sólo le falten a las hamburguesas un minuto, antes de sacar de la plancha colocamos un tranchete de queso chedar encima para que se vaya derritiendo poco a poco, cuando se adhiera a la hamburguesas las colocamos ya en el pan.

Yo simplemente las he acompañado con un poco de cebolla cruda y muy poco ketchup, un poco de ensalada de canónigos con mozarella y listo. Sé que muchos de vosotros pensaréis que es mucha cebolla para la carne ya que lleva una entera picada, pero esta receta es así, son filetes muy jugosos que os sorprenderán seguro.



Espero que os haya gustado este mi personal tributo americano, lo ideal es saber combinar los días de McDonald's con los días de hamburguesas caseras, para mi todas son gourmet.

2 comentarios:

  1. La mejor hamburguesa que yo me he comido en mi vida fue el año pasado, en un Hard Rock Café.

    Y mucha gente te puede decir lo mismo, si tienes oportunidad de visitar alguno pídete una de esas inmensas burguers. Verás que se puede viajar al pasado cuando uno tenía 10 años...

    ResponderEliminar
  2. Muy ricas si señor. He tenído la ocasión de estar en el Hard Rock Café de París y de Santo Domingo, por cierto, en Santo Domingo estuve comiéndome la hamburguesa con Manolo!!!

    ResponderEliminar