viernes, 5 de abril de 2013

El oscuro pasado de las salchichas

Sin duda pocos alimentos han causado más controversia que los perritos calientes y las hamburguesas, la ranciamente conocida como 'comida basura'. Hoy en día vincular comida basura a hamburguesas o salchichas ha quedado desfasado, de hecho hay personas y establecimientos que han catapultado dichos alimentos a un nivel gourmet.

Aun así, siendo fieles a la historia, esta mala fama bien la tienen ganada por las barbaridades que se cometían cuando la regulación brillaba por su ausencia y los fabricantes eran poco más que asesinos cegados por llenar sus sucios bolsillos de dólares. Todo el mundo tiene un pasado y vive dios que el pasado de la comida basura es bastante negro.

Obviando el tema de la grandeza de la idea y el cambio que supuso la comida rápida en la sociedad me gustaría centrarme en los actos atroces que los carniceros de la época cometían para aprovechar todos los sobrantes cárnicos que se apilaban como deshechos lejos de toda refrigeración.

No hay nada para agudizar el ingenio como la necesidad, además del egoísmo y los pocos escrúpulos. El vídeo que vamos a ver a continuación es una fiel reproducción de lo que los carniceros del siglo XIX hacían en Nueva York para convertir los despojos putrefactos en comida aparentemente apetecible, nada como un poco de Borax y tinta para convertir un montón de carne podrida en una salchicha de concurso fotográfico.

Asquerosamente genial.

 

3 comentarios:

  1. Piensa sólo una cosa. Es muy probable que esa salchicha no me produjera nada grave en el estómago debido a que generaciones y generaciones se han estado alimentando de ellas, pero sin ir más lejos, productos que supuestamente han pasado todo tipo de exámenes higiénicos y controles específicos, como el salami del Plus, nos han regalado semanitas que para nosotros quedarán. Bendito Borax.

    ResponderEliminar
  2. Que color mas sano le da el tinte. Eso no puede ser malo!!

    ResponderEliminar
  3. ¿No os gustaría probar tan solo una pepisca? Me hubiera gustado la verdad. Aunque creo que poca diferencia debe haber con las salchichas del Lidl.

    ResponderEliminar